Afortunadamente el 12 de Octubre ya no es más el día de la raza. Hace algunos años, en esta fecha, se celebraba el día en que en 1492 los españoles llegaron a América. “Esta fiesta conmemorativa se mantiene en general en hispanoamérica y fue creada para conmemorar el nacimiento de una nueva identidad producto del encuentro y fusión de los pueblos originarios del continente americano y los colonizadores españoles” (wikipedia). Esto no es más que una mentira, no se trató más que de genocidio y masacre en nombre de un progreso que no era tal. La nueva identidad no era producto de una fusión sino del exterminio de miles de habitantes originarios de estas tierras y de la implantación de la “supremacía” de la raza blanca europea. Es decir, no hay nada que celebrar, es un día de luto y reflexión en lo que hoy se llama en Argentina, Día del respeto a la Diversidad Cultural. Nos debemos, como ciudad, revisar nuestra historia ya que, durante años, ha quedado relegada la primera parte, la que compete a nuestros pueblos originarios y que es necesaria para comprendernos como comunidad y repensar nuestra identidad como sociedad. Sin esta parte no estamos completos ya que un pueblo sin memoria es un pueblo sin identidad, sin historia y sin futuro.

Es por esto que agregamos a nuestra página algo que nos debemos hace tiempo y es una reseña de esa época en que comenzó todo, cuando Río Ceballos era Isquitipi y la historia comenzaba a escribirse.

Anuncios