Cristo Ñu Porá

La Historia

Ñu Porá significa “Cerro Lindo”. “Ñu” en quechua y “Porá” en guaraní. Desde la cima de este cerro puede verse gran parte del hermoso paisaje de Río Ceballos, y de noche pueden apreciarse las luminarias de la ciudad de Córdoba.

Sobre el cerro Ñu Porá en el barrio del mismo nombre, a 835 mts de altura, se encuentra el monumento al Cristo Ñu Porá. Obra del escultor italiano Aurelio Cortinovis, de 12 mts de altura, el cuál fue donado por Amalia Ferreyra de Plasman y Elvira Martínez de Amuchástegui, e inaugurado el 9 de Febrero de 1936.

En el cerro existe un Vía Crucis que acompaña al caminante hasta el monumento, rodeado de plantas autóctonas, cada una con su identificación y características. Es destacable también la abundante fauna, sobre todo aves, que pueden encontrarse en este hermoso paraje.

En el año 1946 abrió sus puertas en el cerro la Confitería Ñu Porá, que aun hoy sigue funcionando.

 Las tierras de los Ceballos comenzaban a quebrarse en numerosas parcelas, en una evidente especulación que traía el progreso desmedido. Uno de esos nuevos e inmensos loteos fue el de Ñu-Porá, cuya traducción de algún olvidado dialecto aborigen, no precisamente de la zona, anotáramos como “cerro lindo”.
Por otra parte la instalación de la Acción Católica en Córdoba, que trajo aparejado un resurgimiento en el apostolado laico, fue un factor coadyuvante para que la alta burguesa traiga consigo “numerosos signos de esa propaganda religiosa” -como señala Bíschoff (1979: 445) y al que agregamos- la que encontró en la erección de monumentos afines un medio para tocar un cielo tan lejano de sus manos.
A Plasman y Amuchástegui fueron los fundadores del flamante loteo de Ñú-Porá, levantado sobre el antiguo barrio Crítica. Sus esposas Amalia Ferreyra de Plasman y Elvira Martinez de Amuchástegui trataron de darle al nuevo parcelamiento su toque de distinción. Para ello tuvieron la feliz idea de levantar un monumento capaz de darle la jerarquía de sus investiduras, al tiempo que en Carlos Paz se levantaba (31-3-1935) una gran cruz colocada en uno de sus cerros. La realización de tan importante obra, única en su época, correspondió a un destacado artista, Aurelio Cortinovis quien ya había deslumbrado en el “Salón Plasman” de 1932 con dos cabezas -que al decir de Angel Lo Celso- “fueron trabajadas con gran vigor expresivo que le valieron al autor, buenos elogios de la crítica”. ‘
Cortinovis contó en su familia con antecedentes que le guiaron en el noble arte de la escultura. Su padre trabajaba esa técnica y tenia ganado cierto ambiente en Córdoba.
Fue su primer maestro y aún lo guió por varios años con su experiencia (Lo Celso, 1973: 378-379). En el Cristo de Ñú-Porá, un símbolo para la villa, continuará con su vigor formal y seria interpretación que dieron una pristina presencia del arte en la zona. Emplazado en un parque cuyo relieve paisajístico lo llevaron a ser uno de los más importantes de la provincia, quedó inaugurado el 9 de febrero de 1936, donde Berta Singerman conmovió a la concurrencia con sus recitados al pie del monumento en un gran acontecimiento muy publicitado que enmarcaba una pomposa fiesta. Junto al monumento, que seria visitado por numerosos turistas, se instaló en una casilla acorde al paisaje que se quería mostrar, don Antonio Domínguez, quien por más de veinte años sería el fotógrafo que muchos aun recuerdan.
“El Río de Los Ceballos – Historia de un pueblo – 1583-1983” de Carlos Alberto Page
 

El Paisaje

Cómo llegar:

Volver
Anuncios

9 pensamientos sobre “Cristo Ñu Porá”

  1. Lugar de inolvidables caminatas!!!!

  2. Por años tuvimos casa en Rio Ceballos y era cosa de todas las tardes subir por el Camino peatoanl al Cristo, tomar algo en su confitería y después pasar por la gruta de Santa Teresita. La casa estaba junto al hotel “San Pedro” siendo que en la esquina opuesta, sobre la misma manzana y la Av. San Martín todavía se yergue un hermoso chalet que se llamaba “La Araña”, puesto así por su dueño de apellido Arañón que tenía una farmacia en Dean Funes e Independencia en la Capital. También recuerdo los primeros “Festirama” en el lugar donde actualmente, cerca del cine y la vereda de enfrente hay un paseo muy lindo. Amo a Río Ceballos y cada vez está mas lindo.

  3. Gracias por sus comentarios y sus vivencias.

  4. maria casas dijo:

    es hermoso paseo de esa ciudad ,no se porque no lo defienden y aprovechan

    • Hola, María. De verdad que es precioso y deberíamos cuidarlo mucho más. Te contamos que hace mas o menos un año y medio hemos conformado el Grupo Tica Hen para trabajar en el cuidado de nuestro patrimonio, por si te interesa podés visitar nuestra página ticahen.com
      Saludos!

  5. ÑU PORA las dos palabras son guaraní y se traduce como CAMPO LINDO. (Ñu nos es quechua ni quichua)
    .

  6. raul david dijo:

    Si es muy lindo y tranquilo yo camine sus calles en los años 74 y 75 RIO CEBALLOS no te olvido fuiste parte de mi juventud
    tambien recuerdo la confiteria boquete y el centro corazon de la avda san martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s